NOS GUIAMOS POR EL CALENDARIO DE LOS ASTROS

Se había predicho y en efecto tuvimos, ausencia de lluvia comenzando el año, entonces bajamos el ritmo de siembra a la espera del agua.  Mientras tanto, se hicieron otros oficios en construcción:    una represa y otra casa para nuestros huéspedes.

Según observaciones de Steiner, las energías terrestres se manifiestan desde del 22 de diciembre, solsticio de invierno,  al  21 de junio, como un pulso energético de la tierra por medio de las aguas que van subiendo  impulsando una fuerza como un respiro, entonces pulsa espiración; después del 21 junio al 22 de diciembre, el dinamismo  de la tierra  inspira, succiona. Es un período de retrospección e interiorización;  y  después vuelve y repite el ciclo. En el ecuador se está manifestando, aún así con las restricciones hídricas, los primeros síntomas de esta  exteriorización que hace crecer.

El 31 de Diciembre del  2009, hubo un eclipse de luna y  luna llena.  El primer día de Enero 2010,  había un nodo lunar y un perigeo, días en que aconsejamos no trabajar la tierra. Durante este período estaban al máximo las energías de la luna y lo notamos en el clima; los primeros días del mes contrastaban con temperaturas altas en el día, bastante luz mientras que la noche era bastante fría hasta llegar a heladas a 2.150m  de altura:  fenómeno luminoso intenso denso, las energías fueron retrospectivas, es decir, entrando  dentro de la tierra, sin pulsiones de crecimiento.  Los tres primeros días muy intensos,  el día 4,  encontramos energía para mover la tierra, trasplantar, podar, el arco que describe la luna comienza a descender y  la Luna a menguar, sentimos  atenuar progresivamente estas fuertes tensiones reflejadas en el clima con noches más templadas.

Como el clima está  seco y hay poca agua, aprovechamos los buchones del lago,(eichhornia spp) como cobertura, para proteger las plantas  y racionamos el agua, percibimos que se alargaba el verano.   Cosechamos comfrey (Symphitum officinalis) y  preparamos purínes y compost.(Aconsejamos trabajar con lo que tenemos a la mano, el purín  de Ortiga es muy bueno  pero en nuestra granja la planta no se adapta, en cambio la consuelda o comfrey,  crece muy bien y es excelente como purín).

Tuvimos  días buenos para trasplantar, podar, y hacer aplicaciones para control de hongos e insectos, cortar madera  y hasta para  cortarse  el cabello,  encontramos un nodo y un eclipse de sol el día 15, días en los que aconsejamos no trabajar la tierra  ni hacer preparaciones.

Hubo que esperar hasta el día 28  para tener la primera lluvia del año en nuestra granja, la cual  percibimos como una  revitalización. Con el agua que cayó se oyeron de nuevo efusivos cantos de pájaros que ya echábamos de menos, después observamos que la naturaleza con agua se puede manifestar con más intensidad, así las  energías  suban lentamente.  La Luna comenzó  de nuevo a describir arcos cada día más altos y a crecer  en luminosidad y energía;  hay manifestación de larvas, el clima es seco con manifestación húmeda de rocío por(en) la mañana.  A finales de Enero  experimentamos vientos fuertes que alejaron las pocas nubes cargadas que pasan por la región, resecando aún más la tierra.

La primera semana del mes de febrero comenzó seca, se hizo poco trabajo de huerta y  seguimos regando; el lago sigue descendiendo, aprovechamos para el día del corte de caña  pues seguimos con la construcción.Se hizo otra parte de la casa para huéspedes, la cocina, el baño y  los techos.

Otra semana que pasa y siguen los días cálidos, hasta el día 16 los arcos de la luna comenzaron a descender,  recibimos una lluvia fuerte que le sentó muy bien a la huerta, agua que continuo suavemente hasta el día 24, en el  que cayó el primer aguacero revitalizador del mes, y con la tormenta del 26 se  iniciaron   de nuevo los trabajos en la huerta, entonces sembramos!

El día 27 (feb) nacieron cucarrones que invadieron nuestra casa.  La última semana del mes se volvió a sembrar, transplantar y se hicieron otros trabajos aprovechando la humedad de la tierra y esperamos que en esta semana que viene haya más humedad y días ideales para trasplantar, podar,hacer preparaciones y compostaje, corte de madera y hasta para cortarse el cabello.

El universo vive continuamente poderosos y dramáticos cambios. Nuestro delicado planeta con su amable ambiente para nuestra existencia se ve incesantemente alterado por los misteriosos impulsos tanáticos de la  presente civilización.  Esto ha sido repetido hasta el cansancio por científicos y organizaciones ambientales, pero las respuestas resultan tímidas  o huidizas de parte de quienes efectivamente detentan el  poder.  Una visión restringida de la economía, no permite ver las consecuencias de un colapso biÓtico planetario; sólo cuando la conservación se les presenta como un asunto rentable, desarrollan algunas “loables” iniciativas que resultan paños de agua tibia, cuando no, booms publicitarios pintados de verde, que a todos nos conmueven tocando nuestra sensibilidad modelo Discovery  Channel. Sin embargo no son únicamente los efectos de la actividad humana los que generan la actual crisis ecológica; el sistema solar con sus particulares ritmos, acaba de pasar por uno de los más significativos “mínimos solares” no vistos antes en toda la era espacial; entre el 2008 y 2009 se dieron días sin una sola mancha solar, lo cual se traduce en la disminuciÓn del campo que genera el sol alrededor de todo su sistema planetario y que funciona como escudo protector de los rayos, de múltiples tipos, provenientes del resto de la galaxia.  existen registros de remotos mínimos solares que dejaron isótopos radioactivos sobre los casquetes polares.

Las naves Voyager, al borde de traspasar los confines de la heliósfera, es decir saliendo del sistema solar, han descubierto un poderoso campo electromagnético con temperaturas  de 6000ºC que según los científicos es el remanente de una supernova que colapsó hace 10 millones de años y lo han llamado nube local o “pelusa” por su singular forma.   La atmósfera terrestre  ya rota por la actividad humana, el escudo de protección del sistema solar  debilitado por los mínimos solares y eventos galácticos  bombardeando  rayos cósmicos de variada naturaleza,  están incidiendo en toda la dinámica del sistema y obviamente en el clima y la actividad biológica terrestre.  Los científicos se encuentran sorprendidos por estos hallazgos en “la puerta de la casa” y  desconcertados por sus efectos impredecibles. La responsabilidad con la vida y con la tierra reafirma e integra un antiguo elemento: nuestra conexión con el cosmos. Ante esta apremiante coyuntura tal vez sólo podremos dar respuesta reestableciendo el vínculo con lo más profundo de nuestra naturaleza, mientras que con las manos amasamos la tierra.

El Arca verde

Como uno de nuestro objetivos es el de compartir conocimientos, hemos diseñado este año la tercera edición del calendario lunar y planetario para el 2010, en el que se registran de manera precisa los mejores días y momentos para sembrar, podar, injertar, cortar madera, transplantar, abonar, cortarse el cabello y además ofrecemos recomendaciones sobre elaboración de abonos, preparados para control de insectos y de hongos. Es decir, con toda la información que requiere un agricultor para cultivar la tierra de manera armoniosa y eficaz.
Estamos seguros de que este calendario ha sido y será de gran utilidad para todos sus lectores.

Comments (2) »